Jesús, el ancla de nuestra fe

En una ocasión me encontraba con un grupo de amigos y habíamos salido a pescar en el bote que uno de ellos se había comprado recientemente. De momento el motor del bote comenzó a dar problemas y nos quedamos varados como a 500 metros del muelle. Hicimos señales a otras personas que pasaban a nuestro lado pero ellos siguieron su rumbo y nosotros allí. el bote no era muy grande y eramos cerca de 8 personas así que el peso nuestro hacia que el agua entrara si nos movíamos. Para hacerles el cuento largo, corto, comenzamos a remar , yo me di cuenta que en un momento dado el agua estaba como, solamente, a 2 pulgadas del borde de aquella pequeña barca. Ha estado usted allí? Ha sentido como que los problemas lo van a ahogar? Como que las situaciones y todo alrededor lo van a llevar a rendirse? Y usted intenta remar y remar pero como que no se mueve? Se siente mentalmente, físicamente, emocionalmente, espiritualmente como que se va a ahogar. Siente que se va a rendir, usted esta a 2 pulgadas de decir no puedo mas, hasta aquí llego esto. Esto le pasa a todos, en algún momento, aun a aquellos que han logrado sus metas, sus sueños, tienen dinero, tienen fama, prestigio, tienen buenas relaciones, pero en un momento dado eso no los llena y llega el momento donde dicen, hasta aquí.

Algunos de ustedes llegaron así esta mañana a esta casa. El mundo entero esta así, gente de holywood con fama y prestigio decide hasta aquí llego esto. Nuestra alma necesita un ancla… Al leer este texto de Hebreos 6:13-20 nos preguntamos, nuestra alma tiene un ancla?

La Biblia Define el alma como la mente, voluntad y emociones. Todas estas cosas en algún momento Comienzan a hundirse Como un bote en el mar. Por eso nuestra alma necesita un ancla, porque el ancla evita que te hundas, es un agente de seguridad, de Estabilidad, de firmeza. El estar atado a un ancla te guarda de ir a la deriva y te mantiene a flote. El escritor de los Hebreos, y yo quiero ponerlo a usted en contexto, le esta hablando as julios que se han convertido a Cristo. Aceptaron a Cristo como el mesías. Son personas que por las presiones que están recibiendo, yo no se si usted lo sabe pero en el mismo momento en que un judío viene a Cristo queda excluido, marginado, es rechazado, pierde a su familia, Amigos, algunos hasta sus negocios y trabajos. Económicamente, físicamente, financieramente, emocionalmente, relacionalmente lo han perdido todo. Son presiones muy fuertes y muchos de ellos al no poder aguantar la presión están a punto de rendirse, de quitarse, de perder la fe. Por eso el tema de la fe en esta carta es tan importante. Por eso el escritor le escribe con urgencia para decirles, Jesús es suficiente, Jesús es Dios, no te rindas. El escritor no quiere que ellos desfallezcan, el escritor de esta carta no quiere que muera la fe de estos hermanos. Por eso les habla primero de…

ABRAHAM

Esto tocaba el corazón de estos judíos. Estaban hablando de su padre Abraham. El escritor de esta carta le esta recordando a sus lectores Judíos, aquel momento donde Abraham fue a sacrificar a Isaac. Este no era un momento fácil para Abraham. Era una crisis cargada de anhelos, anhelo por su hijo, anhelo por obedecer a Dios. Creer que la promesa de Dios no fallaría. El predicador de los hebreos usa la heroica figura de Abraham, por lo tanto como una ilustración que motive a una comunidad en crisis de perseverancia en las pruebas. Luego de hablarles de Abraham les habla de. Las promesas De Dios. Hay Dos implicaciones en el texto:

Que las promesas de Dios demandan paciencia

14 diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente15 Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.

Ya que el cumplimiento de una promesa no descansa en la promesa misma sino en aquel que hace la promesa.

Que las promesas nos proveen una base superior para la esperanza.

18 para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros19 La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo,

Porque nosotros descansamos en la seguridad que Dios nos da de un mejor mañana.

También hay tres Asunciones

Dios es eterno El es un ser que siempre va a estar presente para cumplir lo que ha prometido. Que Dios es omnipotente al tener la habilidad de cumplir lo que promete. Que Dios es un Dios integro. Su carácter es incuestionable. El cumple lo que promete, es Enteramente confiable. El propósito de Dios es suplir las necesidades de su pueblo. Por eso hace uso de las promesas y los juramentos, y los pactos. Para darle seguridad y motivar a su pueblo a continuar creyendo en El. La razón para los juramentos de Dios se encuentra en nuestras Necesidades. El problema es que anclamos nuestra alma a otras cosas.

Que es el ancla del alma?

Hay quienes han anclado su alma a un carro, a la estabilidad económica, a la casa, al trabajo, a la prominencia. Lo que no tiene un alma no puede ayudar a lo que tiene un alma. Estas cosas no pueden ayudar a tu alma. El marido, la esposa, mi amor, mi vida, mi matrimonio. Mi familia, esa es mi ancla. Aun ahí hay un Hueco Al pensar que esa es el ancla de nuestra alma. Estos otros también tienen un alma, y es tan frágil y a veces tan fragmentada como la nuestra. Y ahí estamos metidos en un pozo esperando el uno por el otro para poder salir a flote. Tu necesitas a alguien o a algo con un alma, un alma tan similar como la tuya que conozca tus debilidades, problemas, circunstancias y condición, pero que sea profundamente diferente a la tuya porque esa alma es perfecta, pura, impecable, un alma que esta por encima pero que se inclina a nuestro lado para ayudarnos. Ya ustedes saben para donde va este sermón… Esa alma es Jesus. Ok, ok, ok usted dirá tiene que haber otra cosa, bueno pues busca un alma que se impecable, pura, perfecta y divina, que este por encima y que a la misma vez pueda acercarse para ayudarnos y entender nuestra alma perfectamente Y este completamente familiarizado con la humanidad y hablamos. Lo que yo digo es que si No es Jesús pues entonces consígueme a uno que sea igual. Te voy a ahorrar tiempo y dinero, no hay otro créeme no hay otro, el es nuestra ancla.

Muchos quisieran que el fuera el avión del alma o el helicóptero del alma. Llega el problema, el baja me recoge y me lleva a arriba. El dice que el es el ancla. Jesús pero hay olas, viento, mareas. Recuerdan Mateo 14…

Jesús les dice a los discípulos – vayan que yo los alcanzo…

-Pero como vas a llegar, Jesús

– Yo tengo mi forma…

Todo se pone malo en medio del mar, ellos hubiesen deseado el helicóptero. Jesús llega caminando por las aguas, el que podía calmar el viento y las olas, viene caminando sobre ellas. Pero no los detuvo. El les dice hey dejen de estar asustados. Ellos siguen gritando. Pedro se tira de la barca comienza a caminar sobre las olas. Al ver las olas comienza a hundirse, Jesús lo agarra, los vientos siguen ahí, las olas siguen ahí.  Jesús le dice porque dudas… Aja hello!! Vientos, olas…!!! Porque hay olas, vientos. En nuestros días le decimos a Jesús. Porque me diagnosticaron cáncer, Porque el marido me dejo, Porque perdí mi empleo, Porque mis hijos no me entienden, Hello, es que acaso tu no ves las olas y el viento que esta soplando fuerte sobre mi vida? Es como Jesús diciéndole, porque dudas, yo siempre he estado aquí. Yo siempre soy fiel, yo siempre te cuido.

Alguien me dijo, pastor es que el problema es tan grande que no puedo ver a Jesús. Le paso a Pedro, allí estaba el Jesús tangible, literalmente 2 ojos, manos, pies, orejas, y las olas no permitieron que Pedro lo viera y comenzó a hundirse. Es el problema del ancla, el ancla funciona mejor cuando tu no la ves. Como mejor funciona un ancla es cuando se sumerge en las profundidades del mar y allí se encaja para sostener el barco. Y así trabaja muchas veces Jesús, no se trata de verlo sino de tener fe de que el esta allí, al lado tuyo, esta presente y cerca. Ahora fíjense bien Jesús esta teniendo una conversación con pedro, mientras las olas están agitadas, los vientos soplan fuerte allí esta Jesús hablando con Pedro. Afina bien tu oído porque aun en medio de tu tormenta Jesús puede hablarte. Diciéndote porque dudas, yo estoy aquí. Yo se, yo se, yo se que quizás estas ahí 2 pulgadas para rendirte, Solo ten fe y y ponle El ancla a tu vida, ese ancla es Jesús. No te rindas, no importa lo que hagas, haz todo lo que sea menos rendirte. El cumpla sus promesas siempre. Si no es El cual es la alternativa, a donde vamos?

El es suficiente, El es todo, El es nuestra seguridad, nuestra confianza, el sigue siendo la respuesta, Dios hecho hombre, podemos leer de el, podemos descansar en el, podemos adorarlo a el, habrá otro como el?

El Salmo Salmo 61:2

Desde el cabo de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmayare. Llévame a la roca que es más alta que yo.

El salmista esta diciendo, te necesito, necesito que le des seguridad a mi alma, necesito que me levantes, mi alma necesita un ancla y ese eres tu. Pedro dijo, a quien iré si solo tu, solo tu, solo tu. Cuando mi estado económico, falla, cuando mi prominencia falla, cuando mis relaciones fallan, cuando mis ideas fallan, Cuando mi auto-confianza falla, cuando la gente me falla, Cuando la salud me falla, Cuando mi influencia falla, cuando todo falla, Aun cuando la iglesia me falle, solo quedas tu Cristo.

Hay un coro antiguo que lee así:

En las olas inmensas de embravecido mar, Que asaltan de mi alma la pobre embarcación, De rodillas a Cristo clamé, y el huracán Deshecho fue al instante a la voz de Dios. Es Cristo la Roca, el ancla de mi fe; Los males, lamentos, y ayes de temor, Terminarán por siempre, con mi supremo Rey; Es Jesucristo mi refugio. Me guarda de peligros, de pruebas, de dolor; El manda que los vientos no agiten tempestad Los mares se detienen, la ola reposó, Y en Cristo fijo el ancla, confiando más. Mi dulce salvador, sí, mi hermoso amigo y Dios, Que libra de tristezas y aleja amarga hiel: Por fe yo iré al cielo, mansión del ser de amor, La fuente inagotable de dicha y bien.

Print your tickets