Oremos por Venezuela y por el Derecho a la vida (Ley Aborto NY)

Que la paz de Dios abunde en sus corazones hoy y siempre.

 

Me dirijo a ustedes, esta vez no con una nota informativa que traiga alegría, gozo y aliento al corazón. Esta vez traigo ante su consideración dos situaciones muy preocupantes: La situación que esta ocurriendo en Venezuela y el proyecto de ley que fue firmado ayer en Nueva York con relación al Aborto.

 

El país de Venezuela está pasando por momentos de mucha tensión debido a cambios que se quieren realizar en su política y gobierno. Se han hecho amenazas tanto de parte del gobierno actual como de sus opositores y del gobierno de EU. Esto añade mas tensión a la que ya existía en dicho país, el cual está pasando por momentos económicos muy duros. Ya han muerto 14 personas debido a enfrentamientos en las calles. El departamento de estado de Estados Unidos ha ordenado que los empleados no esenciales que están destacados en Venezuela salgan del país. Les exhorto a tomar tiempo en sus servicios para orar por este país y que reine la paz sobre todas las cosas. Que se proteja la vida humana y que cese la violencia. Oremos.

 

Por otro lado, ayer fue firmada una ley que permite el aborto aun hasta el momento antes del parto.

El gobernador Andrew Cuomo firmo la ley que limita legalmente el aborto hasta las 24 semanas (6 meses de embarazo). En esta etapa ya hay un porcentaje importante de bebés que pueden sobrevivir tras el parto. No solo eso, esta ley permite el aborto previo al nacimiento, es decir justo antes del parto, por razones relacionadas con el bienestar de la madre, pero también abre la posibilidad al aborto a cualquier otra circunstancia. Además, esta ley elimina el aborto ilegal del código penal, así como la mayoría de las garantías y regulaciones sobre el procedimiento, lo que permite que personas que no son médicos puedan realizar abortos. Es decir, no se requerirá que médicos entrenados realicen el desmembramiento; y un bebé que sobrevive al bisturí, la solución salina o la succión, y que aun esté vivo, puede morir sin ningún problema. Esto realmente nos llena de indignación y dolor. Creo que debemos crear consciencia en nuestras congregaciones, enseñar y educar a nuestra juventud acerca de este tema y hacer valer los valores Bíblicos, morales, éticos sobre lo prescindible de la vida.

 

Intensifiquemos la oración, ayunemos, hagamos lo que dice 2 Crónicas 7:14 “14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” Humillémonos delante de Dios, oremos y busquemos su rostro con la confianza, la fe y la esperanza, de que Dios nos oirá, perdonará el pecado cometido y sanará nuestra tierra. Proclamemos ayuno levantemos nuestra voz profética, no podemos quedanos callados ante estas injusticias, ante estas situaciones que dañan la vida.

 

Bendiciones

Rev. Félix Castro

Pres. Comisión Misión y Alcance Social

Print your tickets